jueves, 15 de septiembre de 2011

Crear o no Crear… he allí el dilema!

Crear o no Crear…. Si alguien me hubiese dicho esa frase cuando tenía 15 años, la verdad, no hubiese entendido mucho, puesto que para ese entonces estaba por entrar a la Universidad, no tenía mucha idea de lo que quería ser profesionalmente o en ningún aspecto de mi vida, solo sabía que quería estudiar algo que me llevara lejos del pueblo donde nací. Estaba aburrida de ver las mismas calles, de no tener estímulos alrededor y lo único que estaba clara era que quería ser libre!! Libertad, independencia!! Jejeje si yo tampoco sabía con que se comía eso, pero imagino que mi mente sabia si sabía y, se concentro en que si estudiaba algo como lo que estudié, para lo cual no hubiera trabajo allá, pues con eso bastaría, o no?.
De aquellos días a hoy, ha pasado mucho, solo que pensando en ‘Crear o no Crear’ y lo poderoso de lo que son las elecciones; me acorde de una ‘crisis existencial’ que tuve hace más de 10 años a lo mejor, donde sacaba el inventario de lo que ‘tenia’ o ‘no’ y según mi visión era saldo deudor; así que me sentía frustrada que nada funcionaba. En ese momento una amiga muy querida me sacudió y me dijo algo como, ‘Bueno pero cuando fue la última vez que te propusiste metas?’ cuál fue la última meta que te propusiste?’ y pensé… ahhhh?? Metas? Uhmm…Bueno el plan estratégico de la compañía donde trabajo funciona bien, uhmm…metas? Sonaba a empresa, a algo fuera de mi, a clichés sin sentido del tipo ‘Hay que tener metas’!. A ver, vi como mis padres construían siempre, sus cosas, la familia, la casa, los paseos, los carros, pero ninguno me dijo que lo hizo con una meta!!. E hice un recuento de mi vida desde que salí de casa de mis padres y como una película vi los trabajos que había pasado, las ciudades, las personas con que había vivido, lo que había aprendido, había vivido independiente, libre y responsable de ser y hacer lo que quisiera, y para mi edad a lo mejor a los ojos de otros había logrado mucho; sin embargo mi insatisfacción o problema era la expectativa; de compararme y querer vivir con todos los juguetes listos, si haber siquiera pedido antes! O por lo menos darme cuenta que juguetes eran esos que ahora sabía, que si quería. Pues les digo, sin pedir siquiera, lo que yo pretendía, era milagro puro!!
Pida, pida, que uno nunca sabe cuando están por darle! Creo que esa fue la primera vez que me conecte real y conscientemente con la responsabilidad de mi misma, de asumir lo que vivía y la posibilidad de efectivamente Crear. Para empezar, era un tema de pasión, de conectarte con lo que te mueve, de intención, de alegría, de saber o re-invertar-me con un Que Quiero? Si pero No me gusta esto, no me gusta aquello, pero si tuviera, pero si fuera, es que no ven lo que hago, nadie me quiere, todos me odian, mejor me como un gusanito….Hey! Basta! Donde te estás enfocando? A que le estas dando día a día tu energía? Y entonces? Hasta cuando te quejas de esa situación, ese trabajo, esa pareja, ese aburrimiento, esa deriva, ese sueldo, ese cuerpo, ese sentimiento, ese límite, esa rutina o esa falta de eso?; si ya estas maread@ de ir y venir con el mismo tema; si te ves, dar y dar vueltas en ese infinito de la indecisión de si me quedo o no? Si me voy o no? Si me gusta o no? Si es el indicad@ o no?
“Escoger es mejor que no escoger”, según la Programación Neurolingüística (PNL) se sugieren una cantidad de presuposiciones que como diría mi maestra*, no son más que “Creencias útiles para crear cambios útiles en nuestra vida” y esta es una de ellas, o acaso no es cierto aquello de que “No es escoger, también es escoger”?. Escoger es de valientes, implica riesgo, a lo mejor morir en el intento; implica asumir la responsabilidad de tu vida, de tus pasiones; porque nadie podrá vivirlas por ti y al mundo le importa poco, si lo haces o no; escoger implica que a lo mejor no sabes que opciones tienes, o no hay referencias a tu alrededor que sean útiles ya que en tu mente o ciudad o país no sabe si se ha logrado antes; escoger implica que tienes que buscar a lo mejor nuevos conocimiento, recursos, habilidades o preguntas, quienes lo han hecho? Cuando? Cómo? O Donde?. Escoger a lo mejor implica observar lo que crees y si te limita buscarte nuevas creencias o sopesar entre ellas:  “El trabajo es duro y solo con el sudor de tu frente podrás ganar” vs “Disfruto apasionadamente mi trabajo y mientras lo disfruto más y más, gano más y más”, o “El dinero lo es todo” vs “Crear y re-Crear lo es todo”, o “para vender hay que engañar” vs “Para vender puedo ofrecer lo que Soy y lo que tengo, desde mi pasión”.
Escoger implica que no hay excusa, que podrías caer y caer y todas esas caídas te dirían a lo mejor, lo que es “la verdadera locura, al pretender tener resultados diferentes, haciendo lo mismo”, y entonces quizá probarías lo que dijo Einstein “Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes”. Ahora, sabes que Escoger también implica que si lo haces y te funciona, a lo mejor mirarías las infinitas opciones que tendrías en tus manos! O, Te escucharías diciendo Lo hice!! O Sentirías esa celebración de poder ser y hacer lo que quieres! O te preguntarías, y ahora qué? Ahora que quiero?. Quien sabe! Escoger es pedir y si ya pediste, te enfocaste, actuaste, buscaste solo hay que esperar, esa cosecha, esa certeza, esa confianza, ese saber que, ese fluir, que a veces solo viene después de caer, de llorar, de aceptar, de bajar la cabeza, de reconocer, de honrar, de agradecer, de confiar,  de soltar o de entregarte a tu propio espíritu y a esa pasión que mueve a la vida. Escoger ese ciclo es lo que hizo posible que crecieras, que lo materializaras, que lo crearas!
Crear o no Crear, elegir o no elegir; al principio cuando empecé a experimentar conscientemente este proceso mi lista iba desde trabajos con mejor ambiente donde pudiera tener una ventana con vista al Ávila, Viajes por diferentes países del mundo, mejores ingresos económicos, mi propia vivienda, cosas materiales, relaciones sanas, disfrutar lo que hago y vivir de ello, crear nuevos retos, trabajar por mi cuenta, vivir en pareja, sentirme bien conmigo misma, recrearme como ser humano, abrirme a nuevas personas, hasta compartir libremente lo que Soy… algunas de estas cosas las he logrado, otras las sigo teniendo en mi espacio de creaciones y pintando pasito a pasito con enfoque y paciencia, otras las solté al Universo, a Dios, al Tiempo, a la fuente ya que solo ese Algo por encima de mi sabe lo que Quiero y lo que he de Vivir.
Crear y elegir es una invitación a volcar todo es ímpetu, esa fuerza que devora en tus entrañas, ese impulso de comienzo en la imagen y enfoque de lo que Quieres. Una invitación a atinar y dar en el clavo justo, a colocar ese clavo en donde exactamente necesitan las bases de tus construcciones para que sean sostenibles y sustentables en el tiempo. Es una invitación a usar Bases llenas de equilibrio y reconcilio con la vida que alimenta al espíritu, espíritu que guía a la mente, mente que impacta al corazón y al cuerpo; cuerpo sabio que te da la retroalimentación de tus Creaciones para que vuelvas a Crear.

Crear o no Crear, he allí el dilema!!!



*Elisabeth Tepper K

1 comentario:

  1. Felicitaciones amiga! Me siento orgullosa de esta tu creación... Besos.

    ResponderEliminar